Comercio fronterizo, el gran reto para República Dominicana

El Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes (MICM) advirtió que la formalización del comercio fronterizo es uno de los grandes retos que tiene la República Dominicana, debido a que el 90% de las microempresas en la zona limítrofe con Haití son informales.

Además: República Dominicana: Alianza público-privada invierte en industria del software

Ignacio Méndez, viceministro de Fomento a las Mipymes, expresó: «Nosotros estamos enfocados en reducir la informalidad en la frontera a la mitad en algún momento; es un ambiente difícil y de desconfianza, pero todavía no tenemos todas las herramientas«.

El funcionario explicó que actualmente se libra una lucha con el Consejo de la Seguridad Social para que aprueben la entrada de las microempresas a la Seguridad Social, aunque destacó como un logro la obtención del Régimen Simplificado de tributación (RST).

Asimismo, sostuvo que, aunque se tienen las herramientas para hacer un buen trabajo, están conscientes de lo difícil de convencer a un microempresario de que se formalice.

«Afortunadamente tenemos a los Centros Mipymes para tratar de hacer este trabajo, mostrándoles casos de éxitos y fomentando las cosas buenas que le pasan a los que se formalizan. Tenemos que luchar por simplificarle la vida a todo el mundo para que el impuesto sea más fácil pagarlo. El éxito está en simplificar lo complicado y no complicar lo simple», sostuvo.

Lea también: República Dominicana ya tiene su primer Fideicomiso de Oferta Pública de Valores

Por otro lado, Claudio Fernández, presidente de la Federación Dominicana de Cámaras de Comercio (FEDECAMARAS), destacó la importancia de la formalización de las empresas, ya que a través de este proceso se le  ofrece la oportunidad al microempresario de conseguir financiamientos baratos, de poder vender al Estado y a otros negocios también formalizados.

Como parte del esfuerzo que se está haciendo para lograr la formalización, se está implementando el Programa de Cooperación Binacional de Haití y República Dominicana, que financia la Unión Europea y que se lleva a cabo a lo largo de la zona fronteriza por un periodo de 36 meses.

Según se informó, las provincias que encabezan el proyecto son Dajabón y Elías Piña, pero dado a que son zonas con un nivel de informalidad muy alto, se escogieron comercios de zonas aledañas, para replicar las buenas prácticas de los demás..

Artículos relacionados

Centroamérica continuará recaudando menos impuestos

+

Huawei promueve inclusión digital en zonas rurales

+

Empresarios impulsan turismo extranjero en el país

+