Costa Rica desacelera la dolarización

Revista MyT

En 2015 los créditos en dólares representaban el 42% de la cartera total de prestamos, mientras que a mediados de la década pasada eran del 50%.

Joselyn Araya

La dolarización se da particularmente en economías pequeñas que se encuentran fuertemente integradas a los flujos internacionales de comercio de bienes y servicios, inversión y movimientos de capital financiero. Esto provoca que se vuelva más atractiva la moneda nacional, en este caso el colón, dado su eficacia para conservar un valor ya que el dólar que se encuentra en constante cambio.

La movida no debería representar un riesgo para Costa Rica,  ya que según explica el asesor económico de la Asociación Nacional de Bancos (ABC), Ronulfo Jiménez, los bancos tienen la responsabilidad de administrar adecuadamente el riesgo cambiario, esto sin importar en cual moneda decida ahorrar o endeudarse el cliente

Al respecto el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF), establece esta obligación a las entidades financieras, por lo tanto,  la capacidad de pago de los deudores se evalúa en escenarios de “estrés cambiario”, es decir, con  modificaciones del tipo de cambio.

“¿Hasta cuándo seguirá fuerte la moneda tica frente al dólar?”

“Cuando los ahorrantes nacionales deciden ahorrar en dólares, es importante que el sistema financiero local ofrezca la oportunidad de realizar este ahorro localmente, de lo contrario, estos recursos podrían convertirse en una salida de capital hacia sistemas financieros del exterior”, destacó Jiménez.

Información proporcionada por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), explica que en la década pasada más del 55% de los depósitos realizados por el sector privado en el Sistema Financiero Nacional estaban en dólares,  sin embargo ya para el 2015 esta cifra fue del 36%, lo que refleja la desdolarización de los depósitos, insinuando un posible incremento para este 2016, dependiendo de la inflación y el tipo de cambio. 

“Lo que no se dice sobre el tipo de cambio”

“La dolarización no es una decisión de las entidades financieras, es una decisión del cliente y una realidad con la cual los bancos tienen que convivir.  En los últimos años se ha desacelerado este proceso y las entidades financieras han reforzado los mecanismos de una adecuada administración prudencial del riesgo cambiario para salvaguardar el ahorro de los depositantes”, concluyó Jiménez.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR