¿Inversiones son cuestión de imagen?

Revista MyT

Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, es actualmente calificada como la peor mandataria en el continente, según consulta Mitofsky. ¿Afecta su imagen a los inversionistas?

Silvana Cedeño

 

En lo que va del año, la mandataria Laura Chinchilla se ha visto involucrada en distintas polémicas como: la concesión de la carretera San José- San Ramón, la utilización de un jet privado relacionado al narcotráfico y la refinería de petróleo que se pretendía construir con ayuda de China.

 

Una reciente encuesta de Unimer señaló que de cada 100 costarricenses, 60 opinan que la labor de Chinchilla ha sido mala o muy mala, y solo nueve de cada 100 afirman que la labor de su gobierno ha sido muy buena, mientras que 31 de cada 100 ciudadanos consideran que la labor ha sido de carácter regular.

 

Los números se revirtieron hacia lo negativo, en una encuesta similar realizada en octubre del 2010, 41 de cada 100 costarricenses calificaban su gobierno como bueno o muy bueno, y solo nueve de cada 100 lo creía malo o muy malo.

 

Así como señalan los números, el pueblo costarricense está en desconcierto con el gobierno actual, ya que el 96% considera que Chinchilla no controla la dirección del país.

 

Sin embargo, no es solo en Costa Rica que se presenta este panorama, según la encuesta de Consulta Mitofsky, con una aprobación menor a 40%, es decir la evaluación más baja, se encuentran: Ricardo Martinelli de Panamá, Sebastián Piñera de Chile y Laura Chinchilla, con tan solo un 26%.

 

¿Influye el panorama actual en la inversión extranjera?

 

El economista costarricense Luis Loría, comenta que el  hecho de que exista una falta en el gobierno con respecto a la resolución de problemas incide de manera negativa en las oportunidades de inversión.

 

Loría agrupa en dos categorías los problemas de fondo para la inversión, en la primera categoría se encuentran problemas como: exceso de trámites, seguridad y calidad de infraestructura; y en la otra categoría, los problemas relacionados con variables económicas y políticas.

 

A principios de año, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) anunció la aplicación de un tope al crecimiento del crédito, el límite implica que la cartera total del crédito tanto en dólares como en colones, solo puede crecer un 9% hasta el 31 de octubre del presente año. Según las quejas de diversas cámaras empresariales, este tipo de restricciones afectan las decisiones de los inversionistas y según Loría, imposibilitan la realización de cálculos de rentabilidad de los negocios. Ante este panorama, los empresarios han clamado por la intervención del gobierno, el cual no ha logrado resolver la situación. 

 

Con respecto a la afectación de la política en las inversiones, Loría explicó que en la época electoral, muchos inversionistas esperan a que el nuevo mandatario asuma el poder y analizan al candidato una vez ya instalado en casa presidencial, para ver si sus palabras en la campaña se ven reflejadas en sus acciones.

 

Por otro lado, el economista Alberto Franco comenta que no necesariamente los inversionistas dejarán de fijarse en Costa Rica por esta situación, ya que toman en consideración muchos más factores en adición a los valores que se tiene una administración en particular.

 

 "Espero que exista una correlación positiva entre el nivel de la confianza de los inversionistas en el gobierno y los niveles de inversión privada”detalló Franco.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR