“La contabilidad es un campo fértil para las mujeres”

Redacción MyT

Socia de Auditoría en KPMG Panamá desde el año 1993,  Haydeé de Chau, cuenta con más de 35 años de experiencia auditando clientes, compañías de seguros y reaseguros, industriales, comerciales, de servicios y telefonía.

Licenciada en Comercio con Especialización en Contabilidad, egresada de la Universidad de Panamá, De Chau habla acerca del aporte de las mujeres en el ámbito empresarial, y los retos que las féminas deben enfrentar para lograr un puesto en un sector en el que aún prevalece el género masculino.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan las mujeres al intentar ingresar a un sector dominado en su mayoría por hombres?

Ganar la aceptación y respeto por parte de los hombres de que somos capaces de desempeñar las labores que usualmente ellos desempeñan. Ganar esa aceptación implica demostrar un alto conocimiento y capacidad técnica de manera que estemos en posición de hablar el mismo idioma y que la comunicación y el entendimiento fluyan sin mayores problemas.

Es importante mostrar seguridad y confianza en uno mismo y eso te lo da el conocimiento. Tener liderazgo también es vital a fin de romper con el estereotipo de que las mujeres no sabemos tomar decisiones.

¿Cómo incentivar a las mujeres para que estudien carreras tradicionalmente ocupadas por hombres, por ejemplo, en el campo de la contabilidad?

Creo que es importante que conozcan que son una parte esencial de la actividad económica del país, ya sea en una posición laboral o liderando algún sector económico. Todos aportamos, hombres y mujeres.

El giro de todas las actividades económicas de un país como un todo, o en diversas escalas,  dependen de la información contable para conocer en principio cómo se desarrollan los eventos pero mucho más importante, para la toma de decisiones en el futuro. Con este marco de referencia, las mujeres tenemos una gran oportunidad de ser parte del engranaje económico a través del estudio de la contabilidad. La contabilidad no es un territorio para un género en particular, como pudo percibirse años atrás, es un campo fértil para las mujeres, y podemos contribuir con nuestro conocimiento, organización y sentido común.

¿Cuáles son las barreras a las que se enfrentan los países de la región en torno a aumentar la presencia femenina en el ámbito de la contabilidad?

Considero que, básicamente, es una barrera cultural; es decir, seguir considerando que esta carrera es más para hombres y que las mujeres deben dedicarse más a las labores del hogar. Afortunadamente, este concepto ha ido cambiando en el tiempo y las mujeres se han inclinado a estudiar la carrera de contabilidad con mucho éxito. De hecho, las matrículas en las universidades, en la carrera contable, está liderada por las mujeres.

A pesar de esta evolución, aun las mujeres no logran alcanzar posiciones jerárquicas relevantes en las empresas en el área contable y, por consiguiente, las remuneraciones asociadas a estas posiciones de liderazgo. Por ello, los países a través de sus instituciones deben incentivar la participación de la mujer en el área contable promoviendo leyes que les permita desarrollar una carrera en el área de contabilidad y a la vez cumplir con su rol de madre y esposa, como por ejemplo, la facilidad de trabajar desde la casa, contar con guarderías para el cuidado de los hijos pequeños, entre otras.

Más allá del campo en el que se desempeña, ¿cuál es la importancia del aporte femenino a las economías de los países?

El aporte femenino es enorme en todos los sectores y podría ser mayor al actual si consideramos que la población mundial está prácticamente divida entre hombres y mujeres en porcentajes similares. Solo eso, es un gran indicativo de que las mujeres tenemos mucho que decir y aportar. Somos la mitad de la población mundial.

Las mujeres movemos la economía de consumo a través de nuestra participación activa en las decisiones que tomamos sobre lo que debemos comprar o no para el hogar, a título personal y para la familia. A través de nuestras preferencias, brindamos información a las grandes industrias y comercios sobre lo que se debe producir y vender para satisfacer la demanda de los compradores.

Las mujeres tenemos la capacidad para participar en todos los sectores económicos y no económicos de nuestros países y de esta forma contribuir al progreso para el beneficio de todos.

¿Qué pasaría sin el aporte de las mujeres al ámbito empresarial?

Probablemente los logros no serían los mismos ya que las mujeres cada día incursionamos más en los mandos medios y altos de las empresas contribuyendo, con nuestros aportes, a mejorar la rentabilidad de los negocios. Sin la participación de las mujeres, no habría diversidad de pensamiento y no existiría una adecuada medición de los comportamientos de los actores económicos, toda vez que las mujeres constituyen una porción significativa del ámbito laboral.

Cada vez es más creciente, la necesidad de incorporar a las mujeres en las empresas y lograr la igualdad de género, principalmente en los mandos directivos de manera que la toma de decisiones sea enriquecida por la diversidad de opiniones y puntos de vista de quienes representan la voz de la mitad de la población mundial.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR