¿Realmente ha crecido El Salvador luego del “cese al fuego”?

Amanda Rodas

Sin lugar a duda el reestablecimiento de la paz contribuyó al mejoramiento de la economía, como sería el caso en cualquier otro país del mundo. Sin embargo, las cifras indican que el crecimiento del país aún es bajo.

Durante la década de los ochenta, El Salvador se convirtió en un campo de batalla dentro del contexto de la Guerra Fría: gobierno y guerrilla enfrentados. En esa lucha, el país resentía la pobreza en los hogares, la cual pasó de 50% en 1976 al 61% en 1981. Esto debido a la omnipresencia del Gobierno, y  principalmente por la presencia de la corrupción y el declive de los principales indicadores económicos y sociales.

De ahí, entre 1978 y 1992 El Salvador experimentó una disminución total del ingreso per cápita del 24,1%, de acuerdo a datos del Banco Central de Reserva (BCR).

A más de 20 años de eso, llegó el cese al fuego entre la guerrilla y el Gobierno y la “paz” dio inicio y temas como la privatización de empresas estatales, la apertura comercial y financiera, el sistema de pensiones y la adopción del dólar estadounidense como moneda oficial, fueron algunas de las decisiones que se tomaron en el país.

Puede leer: Bajo crecimiento perjudica aún más alta deuda de El Salvador

Estas decisiones, que en su mayoría tomadas de la mano del partido de derecha, lograron que el país se convirtiera en una de las 25 economías más libres del mundo, como lo enuncia Informe sobre la Libertad Económica en el Mundo del Fraser Institute.

Sin embargo, no todo es color de rosa. El Salvador todavía tiene mucho por hacer en su agenda de política pública. En particular, las altas tasas de criminalidad constituyen un severo obstáculo para un mayor crecimiento. Esta ausencia de seguridad representa la principal amenaza para el crecimiento sostenido que el Gobierno debe lidiar.

“El problema es político. El FMLN entró mal con el expresidente Mauricio Funes, quien decide gobernar a espaldas del partido, tomando diferentes decisiones de orden social que no son sostenibles hoy en día”, argumentó Antonio Martínez, politólogo salvadoreño.

El experto señala que si bien hace más de 20 años cesó el fuego y el partido de izquierda lidera, “no existe un cambio de estructura económica y social grande, sino cambios en el orden político que no se han podido aprovechar”.

Por su parte, Luis González, catedrático de economía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), expresó que el país tiene problemas muy serios, ya que “seguimos en la confrontación política y a pesar de que se habla de acuerdos económicos y sociales, esto no se concreta. Tal vez no tengamos un confrontamiento como en los años 70´s, con armas, pero sí hay confrontamientos visibles y bien fuertes entre políticos, que logran afectar a la sociedad”.

Lea además: ¿De dónde proviene el aumento de la IED en El Salvador?

El Salvador parece ser un caso de desarrollo sin crecimiento significativo. Desde el fin de la guerra civil en 1992, el PIB per cápita del país ha crecido a una tasa nada sorprendente del 1,9 % anual, asegura Claudio de Rosa, analista económico.

“Ahora con un ex comandante guerrillero en el poder, los problemas se han agravado: Homicidios, militares involucrados, falta de transparencia, burocracia y poca inversión, entre otros problemas. Lo que necesitamos desarrollar es nuestra capacidad de consenso y de acuerdo”, agrega.

Y es que desde 1996, el entonces presidente Armando Calderón Sol, propuso un plan de nación que involucra partidos de derecha, izquierda e independientes. Después de 20 años no se ha podido llegar a un acuerdo económico para iniciar el bienestar social.

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR