Tres formas de pensar «outside the box»

El término ‘think outside the box’ es una metáfora utilizada hoy en día que significa pensar de manera diferente, no convencional o desde una nueva perspectiva. Esta expresión se ha vuelto ampliamente utilizada en los ámbitos de negocio, especialmente por ‘management consultants’ y se refiere a no quedarse solamente con las cosas obvias, sino que hay que intentar ir más allá.

Actualmente, el mundo en el que nos movemos se caracteriza por ser dinámico, incierto e inseguro. Del mismo modo, las empresas compiten en el mercado, caracterizado por estar en constante cambio. En el contexto de crisis actual, es necesario que las empresas encuentren nuevos métodos para gestionar su negocio.

Por ello, se ha empezado a hablar del concepto de ‘think outside the box’. Para poder sobrevivir en el mercado y hacer frente a la dura competencia, las organizaciones deberían reorientar su estrategia hacia la creatividad y la innovación. Sin embargo, no es una tarea fácil pero los beneficios a largo plazo de aplicarlas merecen la pena pensárselo. En el caso de que una empresa no sepa cómo llevar a cabo la innovación y la creatividad, una solución podría ser la contratación de una consultora de innovación que permita a la organización seguir el camino más adecuado.

Le puede interesar: «Empresas deben prepararse para avance de la industria 4.0»

Andrew Rossi, director creativo de MBooth, comparte tres consejos que pueden ayudarle a tu compañía a diseñar y ejecutar formas originales de alcanzar sus metas. 

1. Establece parámetros para enfocar tus ideas: Irónicamente, tener demasiada libertad puede inhibir la creatividad. Los límites ayudan a que tu memoria funcione correctamente, dándote ideas más profundas y amplias. “Demasiadas veces, las personas comienzan desde algo muy general”, dice Rossi. “Eso provoca mucha presión. Es mejor anclar una idea en algún lugar determinado”. 

Mientras haces una “lluvia de ideas”, enfoca tu pensamiento en hacer preguntas específicas. Por ejemplo, si estás buscando nuevas estrategias de marketing, enlista 10 cosas que podrías hacer en Facebook o cinco ideas que involucren el crowdsourcing. Juega con una variedad de notas y escribe todo lo que te venga a la mente, no importa qué tan pobre sea la asociación entre ellas. 

2. Busca inspiración en lugares poco esperados: Para pensar fuera de la caja, necesitas impulsar a tu cerebro a que haga conexiones que normalmente no haría. Para lograrlo, debes buscar inspiración que parece que no tiene relación alguna con el problema en particular. 

Además lea: «Alianzas público-privadas impulsarían sector agrícola regional»

3. Enfócate en la calidad, no en la cantidad: Mientras generas ideas, desenchufa a tu editor interno. Agota todas tus buenas ideas y empieza a dar sugerencias que a primera vista parezcan absurdas o incorrectas. Recuerda, siempre puedes convertir una mala idea en una buena si la canalizas adecuadamente. 

Las competencias rápidas y amigables ayudan a la gente a mostrar ideas sin juzgar ni ser juzgados. Una vez, puso billetes de 100 dólares en el centro de la mesa y le dijo a su equipo que podrían tomar uno cada vez que dieran una idea. “En 15 minutos generamos 100 ideas”, dice. “Y 50 de ellas fueron realmente interesantes”. 

Amplíe sus conocimientos de una manera diferente y disruptiva en 100 Ideas para vender más, un evento especializado para gerentes, empresarios, emprendedores y ejecutivos del área comercial interesados en mejorar sus ventas de una manera integral e innovadora. Si desea conocer más acerca del neuromarketing y otros temas, puede conseguir la entrada para nuestro evento que se llevará a cabo el 20 de noviembre en la sala de cine Magaly aquí.

Artículos relacionados

Centroamérica continuará recaudando menos impuestos

+

Huawei promueve inclusión digital en zonas rurales

+

Empresarios impulsan turismo extranjero en el país

+