7 formas de sostener marcas competitivas

Jose Kont, fundador y director de iLifebelt así como co-fundador de Neuromarketing.la.

 

Estoy sentado observando la sala de conferencias y me pregunto: ¿lo que se comenta acá se podrá aplicar en Latinoamérica? Hay reunidos profesionales de todas las disciplinas; converso con alguien que es médico e investigador, luego encuentro a un doctor en neurociencias y a los pocos minutos se nos une un arquitecto y una mercadóloga.

 

Luego del evento teniendo un gran periodo de reflexión (casualmente es antes de Semana Santa) llego a las siguientes conclusiones en donde definitivamente hay una gran oportunidad para las empresas que las consideren.

 

1. No hay que crear marcas que emocionen. Este ha sido el típico concepto al que muchos aspiramos. ¿Cómo hacer que la gente se emocione con mi marca, con mi producto, con mis servicios? Y el problema es de definición. Las emociones atraen, pero los sentimientos son los que generan lealtad.

 

2. No se debe escuchar al consumidor. Este concepto también es disruptivo porque es lo que todos aprendimos en la universidad. ¿Pero qué pasa cuando ni siquiera el propio consumidor sabe lo que quiere? Steve Jobs lo comprendió en su momento y hoy es algo obvio para todos. Al cliente no se le debe escuchar, se le tiene que entender.

 

3. Ha dejado de ser efectivo el uso de personajes famosos en las piezas de publicidad. No cualquier personaje famoso resulta efectivo para una campaña de publicidad. Es mejor contar con la imagen de un experto vinculado con el producto que se anuncia (Por ejemplo Nike utiliza en sus campañas la imagen de Tiger Wods) o generar vínculos entre el personaje y el producto. El secreto esta en apelar a la memoria.

 

4. Las emociones son simplemente atajos. El anterior paradigma en marketing y comunicación era pensar, actuar y sentir. Sin embargo hoy todos los expertos coindicen en que para realmente entender al consumidor hay que analizarlo desde una dimensión emocional, ya que las personas sienten, cctúan y luego piensan.

 

5. “I like it and I don’t know why” effect. A todos nos ha pasado que sin entender la razón amanecemos felices, deprimidos, preocupados o angustiados. Somos victimas del efecto “no se por qué”. Muchas marcas que han tenido claro este concepto han incluido en sus procesos de branding los comportamientos subconcientes de los consumidores, quitando las reglas en las campañas de marketing y basándose más en la innovación.

 

6. Ya no te debes anunciar en todos los lugares, aunque puedas pagarlo. El canal, el tipo de programación y el programa de TV en el que se anuncie pueden afectar el impacto emocional de una pieza de publicidad. Aunque parezca tan disruptivo, en ecosistemas digitales aún es un tema que tiene mucho por evolucionar. Y si se preguntan porque es importante maximizar la experiencia emocional y sentimental, resulta que mientras más emotiva una pieza, mayor awareness tendrá.

 

7. La economía nunca se ha tratado de finanzas. ¿Ha compartido alguna vez un video o imagen en redes sociales de alguna marca? Lo cierto es que tomó esa decisión porque el hecho de compartir el contenido le hizo sentir privilegiado, orgulloso, o bondadoso. Ya es historia vieja decir que debemos monitorear y entender lo que las personas hablan de nuestra marca, los clientes han pasado de ser números a seres humanos.

 

Este artículo fue publicado originalmente en kont.pro

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR