Otra andada proteccionista

Una calma relativa prevaleció en días pasados en las declaraciones sobre comercio emitidas por la Casa Blanca.

Hasta la semana pasada, cuando el Presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para investigar si las importaciones de acero amenazan la seguridad nacional, por la dependencia de la industria doméstica de armamentos de abastecimientos foráneos.

Es usual invocar la seguridad nacional para justificar medidas proteccionistas, pero hasta ahora no ha sido utilizada contra las importaciones de acero. Por ejemplo, el abastecimiento doméstico de alimentos debe ser protegido porque supuestamente amenaza la seguridad nacional depender de fuentes externas.

Lea también: Apretura

Durante la ceremonia, desviándose del asunto del acero, el Presidente Trump usó la ocasión para reiterar su aversión contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, calificándolo de “desastre comercial.” Sin embargo, esta vez México no fue mencionado.

El ataque fue contra Canadá, el principal socio comercial de Estados Unidos, debido a una disputa sobre las importaciones canadienses de lácteos originarios del estado de Wisconsin. Según el Presidente Trump, lo que los canadienses le han “hecho a nuestros trabajadores agrícolas es una desgracia.”

Además: Menos optimismo

Así son los caprichos del proteccionismo. Una disputa sobre un solo producto, que afecta 75 productores de leche de una región específica, es usada para cuestionar la totalidad de una relación comercial con dos vecinos, la cual en 2016 alcanzó un impresionante billón (millón de millones) de dólares. 


Isaac Cohen es analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR